5 consejos sobre las tarjetas de memoria en reportajes fotográficos

  1. Usar tarjetas de 32 GB o más. Dicen que las pequeñas son mejores porque así no pierdes todo si se estropea la tarjeta. Sin embargo, hay mayor riesgo de que se estropee una tarjeta al estar quitando y poniéndola. Cuanto más capacidad tenga la tarjeta menor es la necesidad de sustituirlas a la mitad de un trabajo.
  2. No es necesario grabar en RAW + JPEG. Lo único que se consigue es ocupar más espacio y reducir la batería. Es mejor trabajar soló con RAWs, los programas para la visualización de imágenes trabajan sin problema con este formato.
  3. No borres los archivos de la tarjeta al pasarlos al ordenador. Es posible que no se copiaran bien los archivos, o que tengan algún error. Cuando vayas a usar de nuevo la tarjeta, formateala desde la cámara, es más rápido y más seguro.
  4. Los discos duros son más fiables que las tarjetas de memoria. Desde que puedas vuelca toda la información a un disco duro. Si la cámara te da la opción de usar dos tarjetas, configura la cámara para hacer copia simultánea. Es decir, que tendrías una tarjeta de seguridad en todo momento de las fotos que has ido sacando hasta llegar a casa y puedas volcar toda la información.
2016-06-04T13:48:17+00:00